junio 19, 2016

"Cuando la sustancia activa es la bondad"

"Harén de Nadie", un blog feminista muy grato y multívoco, me invitó a reflexionar  sobre el mansplaining; les dejo un extracto de mi texto y, por si lo quieren leer completo, el link:

"Dado que a través del mansplaining ellos nos callan, nos interrumpen, nos hacen menos y acaban por no dejarnos hablar, entonces hablamos entre nosotras. Pero resulta que ese mismo discurso también incluye “echarnos a pelear”: las que se dicen feministas contra las que sólo nos decimos mujeres; las “princesitas” contra las “marimachas”; las que nacieron con genitales femeninos contra las chicas transgénero; las que dicen “niños y niñas” y escriben “niñ@s” contra las que creen que esa diferenciación de género lingüístico sólo logra dividirnos y obligarnos a asumirnos una cosa o la otra, y así ad nauseam, como un bizarro espectáculo de lucha libre verbal, mientras los hombres se sientan cómodamente a ver cómo nos despellejamos unas a otras, encantados de no tener ni siquiera que abrir la boca: el mansplaining perfecto."

Link para Harén de Nadie:
https://harendenadie.wordpress.com/2016/06/19/cuando-la-sustancia-activa-es-la-bondad/

2 comentarios:

  1. Bien dicen que "los extremos se tocan" Machismo y feminismo tienen mucho en común, se ciegan y se pierden en sus rencores y terminan haciendo exactamente lo mismo con el opuesto. En lo personal considero que si bien es cierto que cultural y religiosamente procedemos de una familia patriarcal esto ha ido cambiando con el tiempo, hoy existen muchas mujeres que son cabeza de familia y que son exitosas, pero también conozco de familias donde el éxito de mujer significa el fracaso del marido ante la sociedad y en muchos de esos casos este simple hecho conlleva a la separación de la familia, y todo porque se nos ha enseñado a competir pero sobretodo a tener que ser obligadamente más que la mujer. Pero también hay casos cuando la mujer se sabe exitosa y trata siempre de sobajar a su pareja humillándolo de un modo "feminista". Coincido contigo con lo que dices cuando la sustancia activa es la bondad, más allá de ser hombre o mujer. En mi caso nunca tuve problema para reconocer cuando una mujer es más inteligente que yo. Me causa sorpresa y una cierta alegría porque al conocer personas así uno se enriquece más en todos los aspectos de la vida. Una vez le dije a una mujer, tu eres mas inteligente que yo, y ella me preguntó en qué basaba mi argumento y yo le respondí que me basaba en su extenso vocabulario ya que siempre que conversaba con ella habia palabras nuevas. Saludos MaryCarmen tu eres la segunda mujer mas inteligente que yo conozco y como siempre es un gusto leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por leerme y comentar! Me encantó lo de "la segunda más inteligente": me encantaría (en serio) conocer a la primera.
      De nuevo, mil gracias.

      Eliminar

La última página de este libro

Comencé este blog como un juego; uno que muy pronto se convirtió en uno cortazariano: mortalmente serio.             Me encantó esc...